28 mar. 2020

The Masterplan (Oasis - Live at Knebworth Park 10.08.1996)

Hoy es mi cumpleaños así que me permito romper la cuarentena de nuevo para darme un homenaje. En el verano de 1996 Oasis dió un concierto absolutamente memorable en Knebworth Park. Estaban en la cima del mundo y muchos coinciden en señalar este momento como el punto más álgido de sus carreras. Personalmente no pienso que a partir de aquí no hicieran nada memorable pero sí coincido con que es la cima de la montaña: nunca llegaron a superar esto.

Al concierto le tengo un cariño especial, lo he escuchado tantas veces que forma parte de mi ADN y lo tengo asociado a una etapa muy concreta de mi vida. Me cogió veraneando en una urbanización en la que tenía muy pocos amigos y a los que llevaba esperando que vinieran casi un mes. Sin teléfono, sin internet, sin saber nada de ellos o cuando iban a venir... la prehistoria de la civilización. Todo un drama para un preadolescente Sr. Forfy que se pegó el mes de junio esperando, con todo el tiempo del mundo por delante y sin nada que hacer. El caso es que, aunque ahora me lo tome un poco a risa, siempre tengo muy presente ese verano porque creo que aprendí algo. Lo que al principio parecía una espera interminable se hizo muy llevadera en cuanto dejé de lamentarme por la situación (que costó bastante), me puse una rutina y empecé a dedicar tiempo a las cosas que me gustaban. Llego agosto, llegaron mis amigos y todo mejoró, pero me sorprendió mucho la sensación de echar de menos ese tiempo que estuve a mi aire. Es un poco extraño porque han pasado 24 años desde aquello pero, de alguna manera, me recuerda a la situación actual de confinamiento en la que estamos.

En medio de toda esa angustia existencial los 40 Principales emitieron el concierto de Oasis por la radio. Simplemente me voló la cabeza, pude grabarlo y debe ser la cinta que mas he quemado de la historia. Hasta ese momento no había escuchado a Oasis en directo y me llevé una impresión muy equivocada de ellos porque estuvieron impresionantes (cuando suelen ser bastante normalitos). Todo me pareció impecable pero las canciones que no conocía (en España, al menos que yo sepa, sólo se había comercializado el (What's the Story) Morning Glory?) se me quedaron marcadas a fuego. No me podía creer que el grupo tuviera esos temazos, sobre todo la mitiquísima joya de la corona: The Masterplan. Muy posiblemente mi canción favorita del grupo y que justo hoy quiero dejar por aquí:

2 comentarios :

Mycroft dijo...

Esto para mi es puro fanservice, ya sabes que soy el target del post.

Es cierto que eran un poco curro romero, el día que estaban pasados o enfadados entre ellos el concierto era regular. Su último concierto en España se lo cargó la desastrosa organización del FIB, tuvieron que parar por temer una avalancha humana, y aunque eso jodió el sonido, creo que ese día salvaron un par de vidas.

Cuando estaban bien, estaban muy bien y el setlist de una gira aunque poco variado, siempre se pensaba para el fan y no para promocionar el disco.

Sr. Forfy dijo...

¡Es que una dosis de fanservice para mi cumpleaños es lo que necesitaba!

De las ocasiones que he podido verlos en directo tengo sentimientos encontrados. De regular a muy bien. Casualmente el concierto en el que mejor les ví fue el último (que se separaron practicamente al final de esa gira).

Este de Knebworth me trae buenísimos recuerdos y encima es que estuvieron soberbios.