4 dic. 2014

Turtle Power: The Definitive History of the Teenage Mutant Ninja Turtles (Randall Lobb, 2014)


Este año se celebra el 30 aniversario de las Tortugas Ninja, una franquicia a prueba de bombas que no sólo ha logrado sobrevivir a la década de los '90 sino que a día de hoy continúa teniendo una salud envidiable. Buena prueba de ello es el reciente éxito de la nueva película de imagen real producida por Michael Bay que si bien, y en mi humilde opinión, tiene una pinta espantosa, ha servido para poner de manifiesto (por si alguien lo dudaba) que esta franquicia tiene cuerda para rato y capacidad sobrada para reinventarse. De esta forma entiendo que propuestas cómo la citada película están completamente enfocadas a captar nuevos adeptos entre la chavalería actual mientras que documentales como Turtle Power: The Definitive History of the Teenage Mutant Ninja Turtles son artefactos de nostalgia pura destinados a celebrar ese cumpleaños como se merece.


El problema con este documental es que se ve desbordado por las mastodónticas dimensiones que ha adquirido la franquicia y es incapaz de hacer justicia a su propio título. Efectivamente, esto no es un repaso definitivo a la historia completa y pormenorizada de las Tortugas Ninja, porque para eso sería necesario una serie de varios capítulos en vez de un documental de hora y media. De esta manera se centra en contar los orígenes de la franquicia y su paso de pequeño cómic underground a los fastos de la cultura popular, y lo realmente interesante es que el documental se va construyendo a partir de los testimonios de Kevin Eastman, Peter Laird y de muchas otras personas que contribuyeron a su éxito descomunal. Es también muy interesante el uso de múltiples grabaciones que los propios Eastman y Laird hicieron con sus videocámaras en la época, lo que nos permite ver los humildes orígenes sobre los que se construyó este imperio empresarial. Afortunadamente las entrevistas no se enfocan única y exclusivamente en los dos creadores originales y hay momentos para los otros dibujantes de la editorial Mirage, los actores de la primera película o incluso los dobladores de la serie animada de 1987, donde podemos ver y escuchar de nuevo al malogrado James Avery poniendo su impresionante voz a Shredder. Los testimonios más interesantes vienen de la mano de Mark Freedman, el productor que se encargó de impulsar la serie animada de 1987 y, en paralelo, los acuerdos con Playmates Toys Inc. para realizar las mitiquísimas figuras de acción que revolucionaron el mercado. Podemos considerarle el verdadero responsable de que 30 años después estemos hablando poco menos que de un fenómeno de la cultura popular porque tuvo un olfato comercial y un sentido del negocio envidiable, a la altura de George Lucas y el merchandising relativo a Star Wars.


Por lo demás el documental va relatando esos primeros pasos que dió la franquicia centrándose en los años en los que conoce su pico de éxito y donde parece que no tiene ningún tipo de límites, como atestigua el Coming Out of Their Shells, esa gira musical que sólo podía ser hija de su época. Se echa de menos una pequeña mirada a la actualidad porque productos cómo las nuevas series de animación o los nuevos juguetes han logrado mantener la popularidad a lo largo de todos estos años, pero, sobretodo, se echa de menos un poco de autocrítica. El tono del documental es demasiado blando y creo que un producto tan exitoso podría permitirse, a estas alturas de la vida, reconocer que no siempre mantuvo las expectativas y que pasó por fases muy complicadas. Hubiera sido muy jugoso que Eastman y Laird expusieran con mayor vehemencia las diferencias que los separaron, los motivos que llevaron a Eastman a vender su parte de los derechos, o que Laird nos diera su visión del relanzamiento de la franquicia en el año 2003, cuando estaba moribunda y se encargó de supervisar la (excelente) serie de animación producida por 4Kids Entertainment. Intuyo una especie de pacto de caballeros para que el documental no se convierta en un cruce de acusaciones y de visiones opuestas pero eso mismo, el que sólo se centre en las partes buenas y exitosas y no se moleste en analizar la evolución de la franquicia tras tocar su techo de éxito, lo termina convirtiendo en un largo infocomercial más que otra cosa. No puedo dejar de recomendarlo, pero al fan más irredento le va a dejar con ganas de mucho más y esta vez, de forma inexplicable, no hay extras en el DVD que puedan compensarlo de alguna manera.


BONUSTRACK: Os recomiendo este excelente artículo de Mental Floss para trazar la línea histórica y ampliar esa información que el documental escatima.

2 comentarios :

Fernando Siles dijo...

Pues no sabía de la existencia de esto. Apuntado queda, claro que si!

Saludetes

Sr. Forfy dijo...

Ya me contarás tu opinión. Es muy interesante pero tenían demasiadas cosas que contar... a mí me han dejado a medias.

Un placer verte por aquí, trae muy buenos recuerdos.

Abrazo!