11 ene. 2016

Bowie (1947 - 2016)

Hellen Green ya preparaba la nueva encarnación.

Ayer se marchó para siempre de este planeta. No sin antes despedirse a lo grande, sin darnos tiempo apenas para digerir la intensidad de esa Estrella Negra (★) que ahora descubrimos al borde del colapso entre referencias ocultas. Su última performance, el canto del cisne de David Robert Jones. Las últimas canciones en la Tierra, en el espacio, en el universo y en nuestras vidas de David Bowie. Demasiado grande para no haberlo hecho a propósito. Se marchan Major TomZiggy Stardust, Aladdin Sane, The Thin White Duke, el Rey de los Goblins y nos duelen (unos más que otros) todos y cada uno de ellos porque siempre estuvieron ahí para aportar las necesarias dosis de ficción a nuestra realidad.

¿Cómo podemos rendir homenaje en Mundo Alocado al icono de las mil caras? Pues recurriendo a la paranoia extrema que es algo que le hubiera encantado. Es buen momento para descubrir la verdadera intención de Lazarus pero preferimos dejaros los 10 minutos de la inmensa Blackstar al revés y que busquéis vosotros mismos las pistas dónde queráis encontrarlas.

2 comentarios :

Mycroft dijo...

Bowie es algo demasiado grande para ser resumido, analizado o glosado... Reconozco que hay etapas enteras que no me van para nada (incluidas algunas muy senyeras como Diamond Dogs, Heroes etc) y tal vez solo la aproximacion bastarda de Haynes en Velvet Goldmine le hace justicia como mito y artista...

Sr. Forfy dijo...

Cierto. A mí no todas sus encarnaciones me han aportado lo mismo y quizá empecé a seguirle con interés demasiado tarde... pero pienso que ya no habrá más Bowie, nunca más, y me deja muy mal cuerpo.