25 nov. 2015

Asalto a GRAF 2015

Los pasados días 13, 14 y 15 de noviembre se celebró en Madrid la tercera edición de GRAF (la sexta en un computo global que se turnan Madrid y Barcelona), un evento al que le tengo echado el ojo porque todo lo que sea fanzineo, autoedición y gastarse los cuartos en cosas molonas es de extremo interés. El año pasado, por avatares cósmicos y siderales, no pude ir ni a echar un vistazo y tenía el reconcome dentro, sobretodo porque la primera edición en Madrid me encantó pero el sitio (Espiritu23) no era muy apropiado (mucha aglomeración en un sotanillo que le daba un toque medio-clandestino bastante molón, eso sí). Para esta edición quería ver el cambio de emplazamiento (Museo ABC) y quería hacer un millón y medio de cosas pero, nuevamente, avatares cósmicos y siderales más grandes que la vida requerían mi presencía, así que sólo pude asomar el hocico 15 puñeteros minutos. Consciente de ello lo afronté como un  reto: hice la lista mental de compras, rompí la hucha cerdito y en cuanto entré en la planta con los stands me avalancé sobre el que compartían Dramáticas Aventuras Trimestrales Ilustradas, Fanzine para chicas y maricas y Libritos Jenkins, preparado para el saqueo. Aquí la foto del botín, ni que sea para posturear un poco:

Patrocinado por los muñecos de Mario y Luigi

Misión conseguida, iba con ansia de fanzines y tengo empacho para meses. Cuando haga un poco la digestión lo mismo vuelvo a comentar algo por aquí, ya sabéis como es la  Biblioteca Alocada: reseñas de libros a medio leer y montañas de papel acumulando polvo y esperando a que les haga caso. Mi microexperiencia en GRAF 2015 fue inmejorable porque este evento te permite charlotear un poco con los autores y siempre es un placer hacerlo con tipos como Scari Wó o el gran Frunobulax, un ídolo personal desde que leí su imprescindible Extraordinario compendio de la música más rara del mundo, una de las posesiones más preciadas de esta casa. Aparte, el Museo ABC ha resultado ser una elección estupenda para este evento. No se como iría el tema de los visitantes y las aglomeraciones en días anteriores (fuí el domingo por la mañana y estaba medio lleno, muy buen ambiente) pero me ha parecido mucho mejor que el (encantador) zulo de Espíritu23.

Y menos mal que no se asoma nadie por Mundo Alocado buscando crónicas de eventos porque poco más: una visita relámpago en la que me provisioné de valioso material de lectura para meses y hasta pude mendigarle una foto y una dedicatoria a Frunobulax. Aprovechamiento óptimo del tiempo.

No hay comentarios :