Páginas

29 ene. 2020

Postales para el recuerdo. Hoy: Thank You, Lord Jesus, For President Trump

Dentro de la revisión de secciones que estoy haciendo en la página, Postales para el Recuerdo tiene todas las papeletas para desaparecer. Sólo hice una entrega en 2017, tampoco pareció hacer ruido, no tengo mucho contenido en borradores ni más entregas proyectadas... parece bastante prescindible, ¿verdad? Pues hete aquí que limpieza para arriba, limpieza para abajo, resulta que encuentro la imagen que me dió pie a crear la sección, y que me parece impagable. Así que no se si esto será un one more time with feeling o vete a saber pero, de momento, abrochaos el cinturón del Delorean que volvemos a la campaña presidencial de Trump (en calidad de espectadores y, por tanto, sin posibilidad de dilemas-tipo "mataría usted a Hitler si viajara al momento en el que era un bebé" que no quiero movidas paradójico-temporales [bastante tengo ya con lo mío]).

Año 2016 y todo parecían ser risas a este lado del charco con el dantesco y grandilocuente show electoral que se estaba marcando el Sr. Trump. Un meme con patas, un charlatan, una especie de broma de mal gusto que... espera, que no puede haber dicho eso, que esto no es real, que este señor no puede salir elegido. Que no están tan locos estos americanos aunque esto parezca un capítulo de Black Mirror...  Y mientras tanto, entre lo del Make America Great Again y el Build the Wall se nos escapaba (o no lo queríamos ver), que la admiración a Trump alcanzaba estos tintes mesiánicos:


Creo que no hay imagen que ilustre mejor esa campaña tan demencial y su posterior resultado. Es una imagen poderosa, icónica y sin despedicio alguno, justo el tipo de material que quiero para Postales para el Recuerdo. Hay miles de detalles que me hipnotizan al observar este horror vacui y que hacen que no pueda apartar la vista, pero destaco tres: la cara del rubio infante, la señora de la gorra rosa que quiere TOCAR a su SALVADOR y que si le asignáramos una tonalidad Pantone a la imagen sería 11-0602 TPX: más blanco no se puede.

Me parece tan desmedida esta estampa que cuando la ví por primera vez pensé que era un montaje y que no ponía lo que pone en la pancarta (¡no puede ser!) pero en The Guardian sacaron un enfoque distinto (que revela un detalle brutal: si os fijais en la parte del fondo el estadio no está tan masificado...) y me puso los pies en la tierra. Como no podía ser de otra manera, fue objeto de mil y un memes pero tengo muy claro con el que me quedo: esta versión de apocalipsis-primigeneo-ritual que parece el resultado directo de ponerse las gafas de Están vivos.



2 comentarios :

estrella dijo...

La madre del bebé me da más miedo que todos los demás. Es como lo de pasar a los críos por el manto de la Virgen, pasa ya de presidente a ser divino. Además, qué expresión, por favor!!

Sr. Forfy dijo...

Ay, Estrella, que fué tu comentario directamente al SPAM (obra y gracia de la madre reloca esa, for sure).

Qué bien verte por aquí :)