31 jul. 2017

Somewhere I Belong (Linkin Park, 2003)


Parece ser que tengo una deuda con Linkin Park. Quería pasar de puntillas sobre el suicidio de Chester Bennington y no hablar de ello en la página (entre otras cosas  porque estoy en un estado de ánimo razonablemente bueno y prefería escribir de algo más alegre) pero me siento atrapado en una especie de bloqueo-no-bloqueo que no me deja pensar en otra cosa.

2003 me cae tan lejos que mis recuerdos me parecen la vida de otra persona pero Linkin Park > Meteora > Somewhere I Belong estuvieron allí y supongo que a veces toca emular a los Hermanos Winchester y ponerse a exorcizar demonios, sobre todo si son personales. Tampoco tengo que autojustificarme tanto: quien no quiera acompañarme tiene la salida en el aspa de la esquina superior izquierda. A los que os apetezca un pequeño viaje temporal, pulsando el botón se activa el Einstein-Rosen.


Creo que nunca he tenido "identidad musical" propia, he pasado de la música que le gustaba a mi padre a la que escuchaban mis amigos. Y he tenido mucha suerte por tener buenos mentores pero pocas veces he sido yo el que recomendaba o descubría algo. Linkin Park, para bien o mal, fue territorio mío. En los primeros compases del milenio me dio bastante fuerte con todo el tema del nü-metal y el cacharro reproductor mp3 que tenía era un polvorín donde se agolpaban Slipknot, Static-X, Papa Roach, Incubus, System of a Down, Korn… hasta había hueco para Coal Chamber o Limp Bizkit (¿el grupo más idiota de la historia?). Yo ya venía de estar enganchado a finales de los ’90 con Rage Against The Machine hasta desarrollar una adicción con The Battle of Los Angeles (el disco que mas veces he escuchado en mi vida) así que supongo que ya era muy propenso a cualquier combinación metal + rap. Caí con todo el equipo porque no le hice ascos a absolutamente nada que englobara esa etiqueta.

A día de hoy no hay nostalgia de aquellos 2000’s tan indefinidos que me impida reconocer que ese estilo nü-metal que se popularizo en la primera mitad de la etapa 2000-2010 era un batiburrillo bastante desastroso. Una tendencia Frankenstein totalmente hija de su época, que tomaba retazos de aquí y allá intentando definir algún tipo de personalidad propia y que era asignada sin mucho criterio (el rango podía ir desde Deftones hasta Evanescence). Quizá retome esto otro día porque me ha picado el gusanillo de dedicarle unas líneas a esta época pero hoy toca hablar del grupo responsable de que este estilo diera un puñetazo en la mesa y conquistara el mainstream. Linkin Park, con su Hybrid Theory, tuvieron un impacto tan contundente que prácticamente popularizaron el género ellos solos. Su mezcla de Boy Band, chicos bien, sonido más o menos contundente (sin pasarnos), estética como para un Final Fantasy y letras emo y oscuritas formaron un combo perfecto y para todos los públicos que podía pasar de la Metal Hammer a Los 40 Principales sin despeinarse.

Esa accesibilidad, traducida en su cercanía al sonido más pop (Crawling podría pasar por una canción de los Backstreet Boys) les granjeo bastante animadversión entre los integristas del Heavy Metal pero su popularidad no paraba de subir como la espuma. Fueron el centro de un debate recurrente en los círculos que me movía en la época: el “verdadero/tradicional Metal” vs “el nuevo/experimental Metal” y siempre eran señalados como el eslabón (cualitativo) más débil de la nueva tendencia. El grupo de baladitas emo para nenas que se codeaba con Britney Spears o Cristina Aguilera en los listados de éxitos. El mero concepto de comercial y éxito de masas como algo inherentemente negativo. Y quizá sea esto último lo que más tenga que agradecerle a este grupo porque me permitió enfrentarme a determinados prejuicios y plantarles cara.

Había (exactamente) medio Hybrid Theory que no me disgustaba y aunque en mi entorno (dónde había más Metal que en una ferreteria) eran odiados a rabiar, decidí darles una oportunidad. Y fue complicado porque después del pelotazo de su debut se durmieron en los laureles cosa mala: sacaron dos discos a rebufo de aquel que son de lo peorcito que me he echado a la cara (escuchad el Reanimation y decidme si hay algo que haya envejecido peor que eso. Y luego el directo con Jay-Z. Sin comentarios). Me entraron ganas de tirar la toalla pero llegó Meteora y llegó en un momento muy concreto de mi vida en el que encajó como un guante. Es un disco muy importante para mí, podría decir que de mis favoritos incluso porque me he refugiado muchas veces en él. Tantas que llevaba muchos años sin escucharlo porque me trae recuerdos muy buenos pero también amargos. Me ayudó a superar una etapa que estoy muy orgulloso de haber dejado atras pero que no me gusta recordar.

Somewhere I Belong era la sintonía con la que comenzaba aquellos días y me acompañó paciente, me dió un propósito y esperanza. Es una canción tremendamente especial para mí porque fue como el opening de aquella temporada que me toco vivir, en la que recuerdo estar completamente desubicado, buscando un sitio al que pertenecer.


Siempre será una canción que forme parte de mí. Puedo decir que quemé el disco de tanto escucharlo pero aquella etapa pasó y cumplió su función de ser parte de su banda sonora. Lo aparqué, como aparqué tantas otras cosas, y aunque mantuve en el rabillo del ojo a Linkin Park, nunca volvieron a hacer algo que me entusiasmara (aunque me declaro bastante fan de A Thousand Suns). Desempolvar el disco y los recuerdos ha sido complicado pero reencontrarme de golpe y porrazo con el grupo por la terrible noticia, no os imagináis.


Me ha costado mas de lo que me esperaba escribir esta entrada por culpa de la puñetera nostalgia pero entiendo los motivos de mi bloqueo. Cuando leí que Chester se había suicidado me sentí triste y raro y aunque no tenía pensado escribir algo en la página (¿para qué? sigo pensando) me habría sentido muy egoista de no hacerlo. No se que puede aportar a nadie este artículo tan desestructurado y no siento haber saldado ninguna deuda pendiente. Simplemente me apena lo que ha pasado, me apena que alguien que (de alguna manera) me ayudó a encontrar mi sitio haya terminado así.

No hay comentarios :