11 sept. 2016

Who you gonna troll?

http://www.newyorker.com/cartoons/daily-cartoon-082516-leslie-jones

Marchando una de noticias frescas: vivimos tiempos de odio absoluto en la red. No pasa un solo día sin que nos estalle en la cara alguna historia terrible repleta de indeseables trolls de las cavernas. El ritmo es tal que a veces se producen coincidencias un tanto morbosas: la revista Time dedicó su editorial y portada de la semana pasada al tema y publicaba un articulo (How Trolls Are Ruining the Internet de Joel  Stein) en el que (evidentemente) se citaba el acoso y derribo al que ha sido sometida Leslie Jones… justo mientras se producía el ataque más virulento de los que ha venido sufriendo la actriz en los últimos tiempos. Los amantes de la Teoría de la Conspiración™ fruncimos el ceño: parece un viral de bastante mal gusto. Pero es tan sólo un ejemplo de lo complicado que es tratar la actualidad en un medio tradicional: el artículo original se publicó en la web el pasado 18 de agosto y en ese intervalo de tiempo hasta que salió impreso en la revista ya había quedado un tanto deslucido por los últimos acontecimientos. 

  
Representación gráfica de abrir los comentarios de Facebook al trailer

Seguimos con el odio porque de lo que queríamos hablar hoy es de la nueva Cazafantasmas. No de la película, que no hemos visto todavía, sino de la montaña de mierda que hay que sortear cada vez que se quiere acceder a cualquier tipo de información relacionada con la misma. Estamos acostumbrados a cierto nivel de hostilidad, sobre todo en los últimos tiempos (entrar en discusiones sobre Star Wars VII o Batman v. Superman curten a cualquiera) pero esta vez se ha superado todo lo que habíamos visto hasta la fecha. Es prácticamente imposible no saturarse con toda la polémica que arrastra a su paso, un ruido insoportable que impide afrontarla con algo de objetividad o con expectativas razonables. En nuestro caso tantísimo odio se ha llevado por delante la mayor parte del interés. Es el equivalente a abrir la puerta de un cuarto y que todas las personas que hay dentro estén discutiendo a gritos: no entras, o al menos esperas a que se calmen un poco los ánimos.

El problema es que esa carga de negatividad distorsiona la perspectiva de las cosas. Nos hemos alejado conscientemente de todo lo relacionado con la película por cansancio mental pero cuando finalmente vimos el tráiler nuestra realidad se resquebrajó un poco más. No era TAN malo, no era ese Apocalípsis profetizado que venía a arruinar nuestras infancias o a destrozar el recuerdo idealizado que teníamos de la original. Estamos hablando de un caso en el que era inevitable evitar la polémica desde el momento en el que los protagonistas pasaban a ser mujeres, algo que los mitoplastas y los trolls de turno no estaban dispuestos a soportar. Con ese punto de partida es previsible cierto nivel de rechazo pero, en cualquier caso, estamos hablando de una franquicia que estaba en punto muerto y que no iba a relanzarse con el casting original (sobre todo tras la muerte de Harold Ramis). ¿De verdad es una idea tan horrible reclutar a cuatro cómicas del Saturday Night Live (¡de donde salió el casting original!) para un relevo generacional? Hay mucho más cariño y sentido común en esa decisión que en la mayoría de excusas argumentales que se suelen utilizar para otros reboots o remakes igualmente innecesarios.

http://www.allgeektome.net/2015/05/26/jill-lepores-degradation-of-marvels-a-force-is-upsetting/
Dispuestas a acabar con el Universo Marvel Masculino a base de feminazismo.

Esta “política de compensación” tan molesta para algunos es algo que (por poner un ejemplo) viene haciendo Marvel en su división editorial de un tiempo a esta parte y, pese a que nunca llueve a gusto de todos, el resultado está siendo muy positivo por un aspecto fundamental: las historias son buenas. Que Thor actualmente sea una mujer es algo que molestó a determinados sectores del fandom en un principio pero en cuanto la actual etapa echó a rodar, y su calidad era incuestionable, las críticas y el vocerío fueron amainando. Podemos hablar de oportunismo en este tipo de movimientos pero si finalmente las historias tienen consistencia, ¿dónde está el problema?. Con el paso del tiempo la compañía ha logrado algo muy importante: su cartera de personajes femeninos protagonistas, que no dependan de otras colecciones o sean meros secundarios, se ha incrementado con aportaciones muy importantes para su Universo. Pero claro, el cómic es un medio mucho más permeable para este tipo de experimentaciones tan locas...

La sensación que tenemos con la nueva Cazafantasmas es que la oleada de odio cavernario ha golpeado con fuerza pero son los prejuicios del público generalista los que la han rematado. Entenderíamos un poco más un ensañamiento a posteriori (entiendase ensañamiento contra la calidad del producto final... no lo que está pasando) pero vivimos una época en la que no se le ha dado la oportunidad de respirar un poco, simplemente la oportunidad demostrar si tenía algo que contar. Y eso es muy triste. Tendremos que escarbar, y mucho, en toda esa montaña de mierda porque parece ser que debajo de toda la polémica hay una película que quizá no sea tan mala como la pintan.

2 comentarios :

estrella dijo...

Vaya por delante que siempre que hablan de un remake o una segunda parte o una adaptación cinematográfica de algo que estaba bien me echo a temblar porque pienso que la van a cagar. Quizá por eso no me esperaba mucho de esta película, pero cuando fuimos a verla nos encantó. Es ingeniosa y crítica, tiene guiños entrañables a la original y me reí mucho.

Desde hace un tiempo estoy desconectando un poco del murmullo absurdo y este verano apenas he estado en internet. Por suerte no me he enterado de nada de esto hasta hoy... Pero me da pena que haya gente que no tenga nada mejor que hacer que hacer sentir mal a otros, y que encima haya que aguantarlos.

Sr. Forfy dijo...

He tardado un mes en contestarte... La verdad es que esperaba haber visto la película en este tiempo pero nada, sigue pendiente.

La de "este verano apenas he estado en internet" me ha encantado. Yo no se si es Facebook (las páginas de cine que visito, ya ves!) pero acabé bastante harto con la "polémica" generada en torno a esta película. No se, vengo de otras polémicas como lo que cuento de Marvel y al final no hay por qué rasgarse las vestiduras: hay estrategias de este tipo que dan muy buenos resultados.

Abrazos!