12 ago. 2015

Man v. Food (Travel Channel, 2008-2012)


Casualidades de la vida: estábamos dando forma a un borrador que llevada aparcado una eternidad dedicado a Man v. Food y resulta que el programa es noticia estos días porque la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado (ha vuelto a multar, sería más correcto decir) a Mediaset por la emisión del mismo en un horario inadecuado a su calificación por edades. ¡Anda que no hay cosas por las que multar a Mediaset! Pero que no nos guste la decisión porque somos fans del programa no les quita razón. Atentos a una de las perlas que arroja la Resolución emitida por la CNMC (la cual os recomendamos leer, ¡es divertidísima cuando describe el programa!):

“(…) conviene reiterar que el programa “Crónicas carnívoras” sí muestra el consumo de sustancias perjudiciales para la salud, como es el consumo exagerado de alimentos hipercalóricos. Dicho comportamiento es nocivo para la salud, no solo por la forma inmoderada de comer del presentador, sino también por las sustancias ingeridas que son incompatibles con una dieta equilibrada. Además, el consumo en sí de la comida, que se presenta como un desafío o meta a conseguir por el presentador del programa, en ocasiones se acompaña del de consumir la comida en un plazo corto de tiempo y, cuando dicho logro es alcanzado por el presentador, es enaltecido por el público presente, incluyendo menores de edad. (…)”

¿Hay para tanto realmente? Nuestra opinión de las hazañas gastronómicas de Adam Richman tras el salto.

Pese a que el párrafo que hemos seleccionado de la Resolución de la CNMC describe a la perfección el programa (sí), os damos nuestra versión. Man v. Food (estrambóticamente traducido por aquí como “Crónicas Carnívoras”) sigue las andanzas del actor y autodenominado “entusiasta de la comida” Adam Richman en un demencial viaje por diferentes ciudades norteamericanas en busca de retos gastronómicos. Estos retos suelen estar cortados por el mismo patrón: ingesta masiva de comida contrarreloj en plan extremo. El Hombre contra la Comida en un maremagnum de desafíos insalubres y descerebrados, cuyas variantes adquieren tintes mesiánicos en más de una ocasión (más picante, más grande, más… ¡de todo!).

El Sr. Richman en pleno combate. A por ello.

Sobre el papel, Man v. Food tiene todos los elementos para ser un programa tremendamente odiable. En un principio pensábamos que sería poco más que un desfile de orondos rednecks o universitarios de hermandad haciendo el garrulo, y nada más lejos de la realidad. Puesto que el programa es emitido por The Travel Channel hay un interés en presentar cada ciudad donde se encuentran los desafíos gastronómicos y darle un marco turístico, histórico incluso. Es muy interesante descubrir que estos retos son una tradición totalmente enraizada en la cultura gastronómica norteamericana y que son un elemento que aporta un valor añadido a los restaurantes que los albergan. Los desafíos son espectáculos en toda regla, con sus premios simbólicos, merchandising, el inevitable Hall of Fame y la masa enfervorecida jaleando a los osados participantes. Puede que lo hayamos visto mil veces en películas y series (recomendar el capítulo de Homer contra Red Barclay es bastante obvio así que os remitimos a otro de nuestros favoritos: El reto huegscelente, de Historias Corrientes) pero no deja de sorprender lo extendidos y normalizados que están estos retos. Y Man v. Food hace un trabajo de tipificación de los mismos encomiable, desde los más sórdidos y humanamente imposibles hasta otros con más clase e incluso gran carga de historia y tradición detrás. Las cuatro temporadas y sus 85 episodios nos han dejado una guía de campo difícil de superar.

30 kilos menos (suyos y de comida) después...

Y luego está Adam Richman, que merece su propio apartado porque es el condimento perfecto para este programa. La verdad es que si todo esto funciona es por él, que nos contagia desde el primer momento de su entusiasmo y sus conocimientos gastronómicos. Es evidente que disfruta enfrentándose a este tipo de desafíos (como dato curioso, Adam formó parte de la fraternidad Alpha Epsilon Pi cuando fue a la Universidad de Ivory y estamos seguros que sus aventuras allí le sirvieron de entrenamiento) pero está muy por encima de ser un simple tragaldabas al uso. La etiqueta de “entusiasta de la comida” le viene como anillo al dedo porque no desperdicia ninguna ocasión para describir las barbaridades a la que se enfrenta. Pensamos que debe ser particularmente difícil definir los diferentes sabores y texturas de comidas que parecen salidas de Hora de Aventuras (como el Burrito Total de Jake) pero sale muy bien parado en cada ocasión. Además, es un tipo bastante curioso al que le encanta conocer los detalles históricos y gastronómicos del restaurante y el reto, aparte de tener un carisma que le permite interactuar muy bien con los parroquianos y con los propios espectadores. Nos hace partícipes del proceso de preparación física (las referencias al ejercicio que tiene que hacer para quemar los festivales de colesterol que se mete entre pecho y espalda son continuas) e incluso mental. En numerosas ocasiones hay secuencias oníricas en las que Adam “sueña” con el reto que ha de afrontar, o en las que monta entrevistas ficticias consigo mismo, lo que le da al programa un toque todavía más surrealista si cabe. En manos de otro la mezcla de todos estos elementos se haría indigerible, pero el reto que supera Adam con creces es conducir el programa con unas maneras de showman y un sentido del humor envidiables.

Quitando la polémica con la que hemos iniciado el artículo y que obedece a unas circunstancias muy concretas de su emisión en España, Man v. Food es un programa entretenidísimo y sorprendente, con un presentador que lo conduce de la mejor manera posible. No imaginábamos que esto de los retos gastronómicos extremos podía tener tanta chicha.

2 comentarios :

Estrella dijo...

No sé cómo te da tiempo a ver tantos programas y encima vivir!

Sr. Forfy dijo...

No duermo. Me debo 100% a mi público :D zZzZ...

Dudo mucho que lo vayan a recuperar para nuestra TDT (aunque lo pongan en el horario que le corresponde) pero si te interesa echar un vistazo:

http://www.travelchannel.com/shows/man-v-food/video