8 may. 2017

Lucky Penny (Ananth Hirsh y Yuko Ota, 2016)


En esta nueva entrega de nuestra Biblioteca Alocada, comentamos la maravillosa edición de Lucky Penny que ha sacado Ediciones Babylon. Me ha quedado un artículo que es un 70% irme por las ramas así que si no estáis muy por la labor de leer mis tonterías: ¡Haceos. Con. Este. Cómic. YA!

Todos los viernes acudo religiosamente a la tienda de cómics. Cuando me voy acercando empiezo a repetir un mantra: “hay vida mas allá de Marvel, hay vida mas allá de Marvel” y creo que algo de resultado está dando porque estoy siendo bastante selectivo con las cosas de la Casa de las Ideas que compro. El problema es meterte en la vorágine de eventos, arcos argumentales, crossovers, ramificaciones, nuevas colecciones, renumeraciones… durante mucho tiempo los árboles de Marvel no me dejaron ver el bosque que suponía el conjunto de la tienda, las otras editoriales. Ser un Marvel Zombie tiene su punto de infección, es una adicción que te da momentos de subidón absoluto pero a costa de sacrificar otras opciones que tienes, literalmente, delante de tus narices.

El otro problema, evidentemente, es el presupuesto. Como el común de los mortales no tengo crédito infinito en la tienda pero eso no es necesariamente malo porque me fuerza a ser selectivo. Y más que debería serlo porque con cosas como la reciente Civil War II he perdido tiempo y dinero por dejarme arrastrar por la inercia y el picoteo de coger todas las grapas del estante. No deja de ser una advertencia para que siga haciendo investigación previa y me ajuste al presupuesto que tengo, algo que es cada vez mas complicado (con las novedades tan maravillosas que salen cada mes hacer la selección es todo un reto).

Elecciones, elecciones... ¡Cuanta complicación!

¿Por qué os cuento todo esto? Porque hace mucho que voy a la tienda con la lista de la compra. Apunto en un post-it la selección que toca esa semana y voy tachando. Dejo cierto margen a la improvisación pero siempre entre opciones que ya tengo previamente estudiadas (o este o el otro). Y si tengo un “remanente” a lo mejor puedo permitirme el lujo de coger algo a ciegas o hacer caso de las recomendaciones del dependiente pero nunca suele darse la ocasión.

Lucky Penny se ha saltado todos esos controles previos. Es el primer comic desde hace mucho tiempo que cojo totalmente a ciegas y del que no tenía ninguna información previa. Sólo viendo la portada y mirando una página de su interior (juraría que fue esta. Bueno, al menos eso quiero creer. ¿Cómo lo devuelves a la estantería tras ver eso?).

¿Queréis saber que tal ha resultado el flechazo?


  
Penny Brighton es una veinteañera un tanto atolondrada que busca su lugar en el mundo, algo especialmente complicado teniendo en cuenta la mala suerte que tiene en todo lo que hace. La historia comienza el día que pierde el trabajo y su casa y de repente se encuentra de patitas en la calle. Menos mal que su mejor amiga y-con-la-vida-mucho-mejor-estructurada Helen vuelve a estar ahí para sacarla del hoyo y Penny podrá refugiarse en su trastero de mala muerte hasta que mejore su situación. Gracias a ella también conseguirá un trabajo basura en la lavandería de sus padres, la cual regenta su más que sospechoso y cínico hermano de 12 años: un chaval que se comporta como un señor amargado de 50 y que parece tenérsela jurada por alguna razón. Quizá las cosas mejoren ahora que ha conocido a ese chico tan majo (pero extremadamente tímido) del centro cívico en el que se cuela para ducharse aunque también debería estar mas alerta a esa panda de mocosos que están intentando constantemente colarse en el trastero y que parecen tener una manía especial al gato callejero que ha adoptado… Será cuestión de irse adaptando (o, mejor dicho, de ir sobreviviendo) a este nuevo entorno, pese a que las cosas nunca parezcan ponerse a su favor.

Aunque Penny no sólo tiene mala suerte. Tiene también un tatuaje en el cuello del que se arrepiente constantemente, fuma como un carretero y ha heredado una impresionante colección de novelas romántico-picantonas de su abuela [1], las cuales tiene clasificadas según lo verdes que son. Intenta cambiar su karma a base de braguitas de la suerte [2] y tiene un desparpajo y una actitud ante la adversidad que hacen muy difícil no cogerle un cariño especial. Lejos de misterwonderfulizar su realidad asume que las cosas no van bien del todo, pero eso no la frena porque la mejor manera de salir del atolladero en el que se ha convertido su vida es mirar hacia delante.


Este vitalismo y esa visión de la vida son el alma de este cómic, un slice of life muy sencillito, de tono ligero, que define muy bien su pequeño universo y personajes pero que esconde una moraleja mas grande de lo que aparenta. Penny es uno de los personajes más genuinamente positivos que me he encontrado en mucho tiempo, una chica que en el fondo sólo quiere asentarse un poco en la vida y que no parece encontrar la manera de sobreponerse a sus circunstancias. Hay ciertas pistas al lector sobre como su carácter impulsivo y las decisiones que ha tomado en el pasado le estén pasando factura en la actualidad pero no estamos ante una historia que quiera regodearse en miserias del pasado. De hecho me ha resultado bastante curioso del hecho de que Penny tan solo parece percatarse de su histórica mala suerte (o, más bien, sólo parece importarle) cuando intuye que esta puede afectar directamente a las personas que aprecia. Un detalle de lo mas tierno de un personaje con una personalidad desbordante.

Debo decir que no sólo me ha enamorado todo eso porque el flechazo inicial vino por un motivo muy concreto: Scott Pilgrim. La obra de Bryan Lee O'Malley muy posiblemente sea mi cómic favorito de todos los tiempos y tuve un dejá vù muy fuerte cuando cogí este tomo. A primera vista podéis comprobar que el estilo visual y el formato son muy similares (de hecho también la edita en Estados Unidos Oni Press) pero lo que me ha sorprendido es que el tono general es tan similar que ambas series podrían formar parte del mismo universo. Personalmente sólo veo ventajas a esto: Lucky Penny podría ser un spin-off del universo Scott Pilgrim e incluso, por el tramo de edad, se siente como una especie de continuación. Hay un momento concreto del cómic que me pareció un homenaje descarado porque, literalmente, abraza cierto grado de locura conceptual que me resultó muy familiar. Quizá en otros foros esto mismo sea un motivo que rebaje el resultado final pero en mi caso me ha hecho sentir como en una vieja reunión de amigos.

Y esa quizá sea la clave, que el cómic me puede haber gustado más o menos pero el encanto de Penny ha hecho que haya entrado a formar parte de esos personajes a los que paso a considerar amigos míos. ¡Bienvenida!



BONUSTRACK: Ananth Hirsh y Yuko Ota comenzaron a publicar Lucky Penny como webcomic en el año 2012 y no fue hasta 2016 que dio el salto al papel vía Kickstarter. La lista de agradecimiento a los backers no puede ser más mítica: "Gente a la que Penny debe dinero/favores para siempre". ¡Bravo!

Aparte de esto, podéis leer la historia al completo AQUÍ. En otra decisión memorable, la diferencia entre la edición online y en papel es el (espectacular) sombreado y lo han llamado: Fully tonned!

[1] Desde Saga hasta la nueva encarnación de Patsy Walker los recursos y homenajes visuales y narrativos relacionados con la novela romántica están proliferando entre los cómics que tengo en la biblioteca. Lucky Penny quizá haga el uso más divertido (y picante) de este género que he visto en mucho tiempo. Mi momento favorito del cómic es cualquiera en el que Penny fantasea con esas historias (el estilo de dibujo con el que se recrean las portadas típicas del género es brutal). En la página de las autoras hay unos easter eggs relacionados con la colección de Penny que son memorables. Pena que no vengan en la edición impresa.

[2] Esto, indudablemente, es el material con el que se construyen los grandes personajes, ya sean Calvin o el propio Sr. Forfy (unos calzoncillos de Dragon Ball han puesto el karma a su favor en incontables ocasiones).

No hay comentarios :