16 jun. 2017

(Stranded On) The Wrong Beach (Noel Gallagher's High Flying Birds - Isle of Wight, 2012)

Decía un amigo que en su blog unas veces publicaba post y otras post-its. Recordatorios para sí mismo de cosas que tenía que hacer o de momentos que le apetecería recordar en el futuro. Era uno de los conceptos-tipo para abrirse un blog (o bitácora): un espacio para ir contando cosas y que cada uno elegía como construir. ¡El no va más en 2004, jóvenes! He seguido blogs maravillosos en los que no tenía ni idea de cómo era su autor y otros en los que precisamente lo que me gustaba era la persona que estaba detrás. En ambos casos me fascinaban los mensajes codificados, los que permitían conocer un poco más a la persona detrás de ellos pero estaban tan bien encriptados que sólo el destinatario tenía la clave. 

También he tenido sobredosis de vergüenza ajena cuando algún conocido ha mutado en attention-whore y, ya fuera para dar pena, para no darla, para vender su libro, para construirse un personaje, etcétera ha sido devorado por el ego. Pasó con los blogs, es la razón de ser para muchos en Twitter o Facebook y pasará con los implantes subcutaneos o las redes sociales que vengan: dale un altavoz a según quien y se pondrá a contar sus miserias al mundo sin filtro alguno.

Tengo mis mas y mis menos con el contenido críptico y los automensajes. En principio reniego, por (futura) vergüenza propia más que otra cosa, pero también es cierto que a veces hago espeleología entre mis escombros y me hacen gracia los guiños que me dejaba. Hoy 16 de junio tengo un aniversario que a veces se convierte en un pequeño agujero negro emocional y me descentra mas de lo que me gustaría, así que es buen momento para dejarme una notita. Ahora mismo estoy aporreando un rato las teclas porque veo que estoy entrando en una fase de bloqueo. Mundo Alocado nunca termina siendo lo que tengo planeado, me frustro y mi vínculo con la página se resiente pero ahora no quiero estancarme. Estoy en una etapa en la que necesito refugiarme por aquí y la cabeza me estalla con todo lo que tengo previsto, aunque no logre aterrizar nada y los borradores se agolpen en la nevera. Mientras voy desenredando(me) tiro del mejor recurso que conozco para salir del paso que es agarrarme a una canción. (Stranded On) The Wrong Beach pertenece a la clase-media del Sr. Gallagher y puede que no destaque por nada en particular, pero ahora mismo nos toma el pulso a la página y a mí con precisión milimétrica.


 
Where it's gonna take me just depends on the weight of my load
Oh no, depends on the weight of my load

6 jun. 2017

Don't Look Back In Anger (Chris Martin y Ariana Grande - One Love Manchester, 2017)

Creo que no resolveré nunca el problema que tengo con las redes sociales porque no puedo con el postureo. Con la sobredosis del postureo, mejor dicho. Esa necesidad de construirte un personaje y que se sepa bien claro qué haces, cómo lo haces, cuándo lo haces. Tu opinión por encima de todas las cosas, que el mundo sepa lo que piensas sobre todos los temas posibles y en todo momento. Como si fuera necesario. Mientras te cuelgas una etiqueta, y otra y otra y otra hasta quedar sepultado bajo ellas. Un hashtag, una banderita, cambiar la foto de perfil o lo que toque en ese momento. Ponérsela o criticar a los que lo hacen, pero quedar clasificado en alguna categoría.

Es terrible enfrentarse a desgracias como el atentado de Manchester y que cosas como el respeto a las víctimas queden en un segundo plano ante este festival del EGO. Personalmente, tampoco se cómo reaccionar ante estos eventos. Me entristecen, me cabrean, me preocupan. De la forma más hipócrita e interesada, sí: pienso que un atentado en Francia o Londres me cae demasiado cerca como para que no pueda pasarme y las probabilidades de que conozca a gente que esté por allí en esos momentos, y no en Siria, son mucho más altas. Pero jamás se me ocurriría señalar con el dedo a nadie, acusarle de menospreciar a otras víctimas, cuestionar la intencionalidad de lo que quiera que haga en el escaparate virtual que haya elegido para anunciarse. Enfrentarme al postureo ajeno con el mío propio, con la superioridad moral que me da estar escribiendo estas líneas desde el sofá de mi casa.

Me gusta pensar en Mundo Alocado como un bunker mental que me he montado para refugiarme de este tipo de cosas pero es difícil que no te salpiquen. El Mundo Real™ no va a cambiar por seguir un hashtag, cantar una canción o poner flores en ningún sitio. Ya tengo lo mío con mis niveles de cinismo, gracias por recordar lo obvio. Pero a veces hay gestos que me dan cierta calma que, simplemente, me parecen bonitos. Como cuando en uno de los minutos de silencio por las víctimas de Manchester la gente se lanzó a corear el mítico Don't look back in anger de Oasis. Es una de mis canciones favoritas de todos los tiempos, no había mejor lugar posible para invocarla que su ciudad natal y me pareció un momento mágico. Quien iba a decirle a Noel Gallagher que emplear, precisamente, el inicio de Imagine en esa canción iba a adquirir un significado tan poderoso.

Me gusta hablar de la cultura popular, de cómo conecta nuestras vidas, de cómo está presente en todo lo que hacemos. Me encantan las covers, los guiños y las referencias. Y pocos momentos tan metareferenciales vamos a  ver este año como a Chris Martin y Ariana Grande recogiendo ese sentir y versionando la canción:

4 jun. 2017

[HYPE-O-METRO ft. Posterama] Baywatch (2017)

Mes de junio en Mundo Alocado, llega el calor infernal y tenemos el verano a la vuelta de la esquina. ¿Qué mejor manera de tomar contacto que pasando el trailer de Los Vigilantes de la Playa por nuestro analizador de HYPE? No querríamos escudarnos en aquello del "placer culpable" (que también) pero la verdad es que es uno de los estrenos veraniegos a los que más ganas tenemos por aquí. No en vano la película se estrena el próximo 16 de junio, una fecha inmejorable para abrir temporada y para los que buscamos algo desenfadado y trotón.

Somos conscientes de que esta entrega del HYPE-O-METRO ® es de las que llegan un poco tarde porque teníamos que haber analizado los avances previos. A estas alturas ya se ha perdido toda la sorpresa inicial y las dudas en cuanto al tono y el enfoque están mas que resueltas. No obstante y aprovechando que la promoción está dando sus últimos, pero intensos, coletazos, echemos un vistazo al trailer final:


Empecemos a desmigajar. Es obvio que estamos ante el último trailer promocional de la película porque intenta abarcar demasiado. Al menos las intenciones las deja bastante claras: es una buddy-movie a mayor gloria del tandem cómico formado por The Rock y Zack Effron. Esto es muy positivo (somos fans a rabiar del Sr. Johnson, que suele justificar por sí mismo cualquier proyecto) pero habrá que ver si ambos pueden sostener una historia de la que parece que nos han mostrado todos sus gags en este avance. La atención que se dedica a la química de la extraña pareja es casi excesiva pero el problema está en que no todos esos gags, ni ciertas concesiones al humor negro y escatológico, parecen funcionar muy bien.

El tono, eso sí, no puede ser más correcto. Es todo un acierto que la película sea tan autoconsciente porque eso es lo que puede hacerla funcionar mas allá del divertimento de usar y tirar que era la serie original. Esas alusiones a los "momentos cámara lenta" e incluso la mejor frase del trailer (en boca del personaje de Effron: "I am the only one who thinks this is clearly a job for the Police?") resumen a la perfección el espíritu con el que se ha afrontado esta adaptación (que tampoco parece olvidarse de Los Vigilantes de la Noche, anotad).

Por lo demás el trailer no sólo es largo sino que enseña demasiado, algo no muy acertado teniendo en cuenta la simplicidad del argumento. De hecho "enseña" mucho más que el elenco femenino que nos ha parecido excesivamente recatado y que, sobretodo en este avance, queda completamente eclipsado por la pareja Rock-Effron. La campaña publicitaria está tan centrada en tenerlos a ellos como reclamo (incluso sexual) que hasta el trailer R-Rated escamotea (de forma calculadísima, eso sí) cualquier expectativa de carnaza que tuviera el fan pajero de la serie original.

Esto es cuanto menos curioso teniendo en cuenta el material de base, que practicamente se basaba en explotación pura y dura de las vigilantas hasta el límite de la vergüenza ajena. Los tiempos cambian y se agradece que la cinta contemple cierta contestación al sexismo de la serie original, hasta el punto de que el personaje de Alexandra Daddario se ha presentado en los avances previos reclamando, directamente, que la miren a los ojos. Teniendo en cuenta de donde viene esta chica (la escena más "rebobinada" de True Detective, ejem), es un guiño metarreferencial brutal. No obstante, la sensación general que nos queda es que las vigilantas han quedado deslucidas y en segundo plano, que es justo lo opuesto a ese empoderamiento que han querido darles. Veremos si es un espejismo y no estamos en lo cierto.

Con todos estos elementos tendríamos para analizar las expectativas pero en esta ocasión hay más ingredientes que añadir. La película ya se ha estrenado en Estados Unidos y las reacciones son muy tibias. Ciertas reseñas confirman nuestros peores temores: la película no es tan divertida como cabría esperar y... es demasiado larga (1h 56 minutos... ¿en serio?). Esto no le está sentando muy bien a The Rock que se haya inmerso en una particular "batalla contra los críticos". ¡Quien sabe si retomará aquello del People's elbow para la ocasión!


Considerando todo lo anterior, el resultado en cuanto a hype es un tanto tibio: 2,5 de 5 Mitch Buchannon's noventeros y de pelo en pecho para esta adaptación que, no obstante, llega en una época del año privilegiada como para que apetezca ir a verla. Al menos nos deja una mitiquísima foto para el recuerdo.


BONUSTRACK: Aprovechando el análisis del trailer, nos descolgamos con un mini-Posterama para la ocasión. Tras el salto.

31 may. 2017

covfefe is my MK Ultra safeword

 
Tengo una relación muy complicada con la mayoría de redes sociales pero sobretodo con Twitter. Es un amor-odio prácticamente bipolar, a veces paso horas entre tontunas, memes y troleos diversos y otras me parece un invento del demonio al que prendería fuego. Creo que es porque soy un carcamal por una parte (35 años en el momento que estoy aporreando las teclas) y porque no la entiendo por otra. ¡Que es culpa mía, oigan! Que ya me lo haré mirar y eso pero que it’s my blog and I’ll cry if I want to y también me gusta contar penurias por aquí.

Quizá mi problema sea que me sorprende su alcance, que sea una herramienta tan poderosa donde cualquier tontería adquiere una viralidad absurda. Este altavoz gigantesco es como darle un bidón y una lata de gasolina a los Trolls, y si hablamos de Pro Trolls (concepto que he descubierto hoy mismo) la cosa adquiere tintes apocalípticos:
 

Resumen rápido para los que vivan debajo de una piedra o nos visiten desde el futuro: Donald Trump tuitea a media noche lo que acabáis de ver en la imagen y (dentro la expresión-que-mas-odio-de-la-historia-de-la-humanidad) incendia Twitter. Las reacciones son diversas pero, para variar, masivas. El tweet se analiza con precisión quirúrgica (la teoría seria mas aceptada es que quería escribir “coverage” y que se quedó dormido) y la riada de memes no se hace esperar. No os llevéis a engaño porque llevo horas riendo y perdiendo el tiempo entre hashtags y ocurrencias pero la cobertura (¿el covfefe?) de la noticia anécdota ha eclipsado cualquier asunto relacionado con este señor en el día de hoy. Y está bien el tema de las risas pero al final va a ser cierto lo del incendio porque no es que los árboles no dejen ver el bosque: es que es pasto de las llamas y la humareda forma una cortina de lo mas apañada

Imagino al Departamento de Crisis, Memes y Troleo de Trump preparando su siguiente ocurrencia con nocturnidad y alevosía. A golpe de chupito.

https://twitter.com/PresVillain/status/869904945130217473

Pres. Supervillain: cuentas de Twitter más grandes que la vida misma.


29 may. 2017

The Night Begins To Shine (B.E.R. para el episodio 40%, 40%, 20% de Teen Titans Go!)


¿Es Teen Titans Go! más grande que la vida misma? Que nos registren si hemos visto algo más inmenso en toda nuestra existencia. Quién iba a pensar que darle el formato de sitcom a un grupo de superhéroes de segunda (¡guarda las piedras fan extremo de DC! que no son la Liga de la Justicia queremos decir) iba a dar estos resultados tan asombrosos. Es posible que nuestra condición de Marvel Zombies hasta la médula nos haga contemplar con ojitos cariñosos la propuesta de Cartoon Network (la legión de haters de Teen Titans Go! entre los fans de la anterior encarnación animada de Teen Titans es importante) pero, qué demonios, ojalá en Marvel hicieran algo que le llegara a la suela de los zapatos a esta genialidad.

El caso es que esta serie nos tiene completamente obsesionados. En cuanto a chistes internos, guiños al fandom y rupturas de la cuarta pared (que es algo que los viejos del lugar saben que nos gusta mucho por aquí), no hemos visto nada igual. Aparte de que como "comedia de compañeros de piso" llegue a unos niveles dignos de Friends, la serie es un carrusel de referencias y sorpresas que no deja respiro. Ni titere con cabeza, porque tiene una autoconsciencia y un sentido del humor a prueba de bombas, que no duda en atreverse practicamente con todo. Muy posiblemente y junto a Gumball, lo mas punk que puede verse en la tele ahora mismo. Y en cualquier otro medio si nos apuráis.

Hoy queríamos destacar un momento musical dónde se vinieron arriba de una forma que sólo puede definirse como ÉPICA. No es nuestra intención hacer mucho spoiler así que os emplazamos a ver 40%, 40%, 20% (explicaciones sobre el título más adelante), 10º episodio de la tercera temporada, que es una oda a todos esos momentos musicales de motivación absoluta típicos del cine ochentero. Dentro del argumento del capítulo la canción (que no su letra) tiene un impacto brutal (¡el poder de la música!, ¡la exaltación de la amistad!, etc), pero se sostiene por sí misma porque es de una calidad alucinante. Hay muchos montajes con imágenes del capítulo circulando por ahí pero este es que mas nos gusta en esta casa. Adelante temazo:


¿Qué tal el extasis de neón y molonidad? Imposible que no vayáis a pasar una temporada tarareando el estribillo. Para que hagáis bien la digestión de esta obra de arte os dejamos un par de chucherías a modo de BONUSTRACK, tras el salto de rigor.

25 may. 2017

Posterama: Spider-Man Homecoming (2017)

Estaba pasando el plumero entre las secciones abandonadas y me he dicho, ¿esto del Posterama no podría utilizarlo también para dar salida a atrocidades y photoshop disasters varios? Porque vaya pedazo de basura que se han marcado con el poster oficial de Spider-Man Homecoming. Horror vacui directo a vuestras retinas:


El espanto absoluto, uno de los peores posters que he visto en mucho tiempo. Cuanto mas lo miras, mas horrible es. Hay personas que lo han visto y aseguran que, si te acercas y miras con detenimiento, en el título pone realmente Iron Man 3 y 1/2. Si repites su nombre tres veces, aparecen los ejecutivos de Sony y rescinden el contrato con Marvel Studios...

Os aconsejo enjuagaros los ojos con lejía para no tener pesadillas esta noche. 

Es muy curioso porque en las antípodas promocionales de la película se filtró un primer teaser poster que me pareció acertadísimo. Era, simplemente, el trepamuros bocaabajo saludándonos. Sencillito y sin florituras pero perfecto como teaser y también como mensaje, porque Peter parecía estar diciendo "estoy en casa". Un guiño muy bueno pero supongo que es imposible mantener esta sencillez en el sprint final de la promoción y tienes que llenar el poster oficial de cabezas flotando, explosiones aleatorias y miradas a ninguna parte.


No tengo ningún tipo de aspiración con esto de comentar postercitos pero voy a intentar intercalar basureo como el de hoy con calidad, así damos un poco mas de dinamismo. ¡Y lo que adornan la página, oye!

22 may. 2017

Spidey Zine (Hannah Blumenreich, 2016)


 
A free collection of short fan comics about Spider-Man. Which I am making no money off of. Because it's free.

Así define Hannah Blumenreich su pequeño compendio de historias fan dedicadas al trepamuros. Lo que no dice es que ha logrado algo que muchos guionistas (sobre todo los de las adaptaciones cinematográficas) llevan persiguiendo desde ni se sabe: una especie de versión definitiva del héroe al que dota de una serie de características que son la esencia pura del mito. Una interpretación que va directa al corazoncito del spiderfan y que resume a la perfección por qué algunos tenemos tanto cariño a este personaje.