Páginas

27 ene. 2020

The Invincible Iron Man (Game Boy Advance, 2002)


Quiero trastear con alguna sección de videojuegos en Mundo Alocado. La premisa que se me pasa ahora mismo por la cabeza es la de jugar a un juego a la semana y hacer pequeñas reseñas con curiosidades e impresiones. No se como terminará cuajando esto ni cómo lo aterrizaré finalmente, pero vamos a por ello.

Game Boy Advance tuvo una hornada de juegos de superhéroes Marvel muy interesante, con algunos exclusivos que se sacaron de la manga (sin depender necesariamente de adaptaciones de películas) bastante decentes. Es muy curioso hablar de este The Invincible Iron Man porque salió en 2002, 6 años antes de que la película de Marvel Studios rompiera todas las expectativas habidas y por haber y catapultara la popularidad del personaje hasta la estratosfera, por encima de iconos como Spider-Man o los X-Men. Estamos, por tanto, en un momento en el que la popularidad del personaje era muy relativa, sin que contara tan siquiera con alguna serie de animación en la que apoyarse y siendo impensable que como personaje pudiera medirse con los intocables de la compañía. Puro y duro material de segunda. Cuesta creerlo visto en retrospectiva.



Todo esto se traduce en que la propuesta de Torus Games sea muy modesta. Argumentalmente no da mucho de sí y la historia ya la hemos visto en anteriores ocasiones: Tony ha sufrido el robo de su armadura principal de manos de una coalición de villanos de chichinabo (su sobrino Morgan Stark, Crimson Dinamo, Blizzard y para de contar) y debe utilizar un prototipo secundario para recuperarla. Al menos esto sirve cómo excusa para ir desbloqueando mejoras y poderes a lo largo del juego pero sin emocionarnos en ningún momento porque el juego es realmente sencillo y no es que se complique mucho la existencia en cuanto a posibilidades (desbloqueamos nuevos disparos, mayor resistencia, capacidad de salto… pero no hay cambios estéticos en la armadura que es algo que me parece imperdonable). 


Su acabado formal sigue en esa línea de corrección generalizada, donde no hay nada que destaque especialmente pero tampoco que rechine. De hecho, gráficamente me parece de lo más simpático y resultón, pese a ese leve tono cartoon (me hace gracia ese sprite de Iron Man un tanto regordete) que infantiliza un poco el resultado final. Lo mismo puede decirse de la jugabilidad que termina siendo muy sólida pese a lo lineales que son los niveles. Es un run ‘n gun plataformero (con un botón disparas y con el otro saltas) que no pretende inventar la rueda pero que termina resultando adictivo en su sencillez. Por momentos me recuerda a un pequeño clon de Megaman y aunque me da rabia pensar las posibilidades que podía haber tenido el tema de la armadura la verdad es que el resultado final me parece decente, que no es algo habitual en los videojuegos del personaje.


Como su dificultad no es muy elevada no he tenido problema en pasármelo en una semana. La verdad es que este tipo de juegos me parecen ideales para Game Boy Advance porque aunque pequen de poco ambiciosos al menos son correctos y le vienen como anillo al dedo a la filosofía portatil de la consola. No hay nada que moleste especialmente (como ralentizaciones, complicaciones con el control o excesiva duración), entretiene de lo lindo durante el rato que dura y queda, sobretodo visto en contexto y con perspectiva, como una curiosidad bastante resultona. Se lleva 3 GBA's de 5 en nuestro baremo jugón, así que ni tan mal.




No hay comentarios :