24 mar. 2015

Feminism and Pop Culture (Andi Zeisler. Seal Studies. 2008)

 

Mientras me documentaba (un poco, tampoco exageremos) para elaborar los artículos relativos a la polémica con la Barbie ingeniera (#FeministHackerBarbie) y a la reciente obsesión por los culos en la cultura popular (a$$quake) me sorprendió un patrón común que encontré en bastantes artículos relativos a feminismo en su vertiente más pop. Daba por sentado que iba a toparme con la eterna controversia que surge a la hora de interpretar el término y aun así me chocó comprobar como determinadas personalidades (divas de pop-chicle mayoritariamene) hacían especial hincapié en declararse afines a la causa. Me llamó mucho la atención cómo se vanagloriaban expresamente por ello, cómo se afanaban en etiquetarse así en lo que parecía ser más una tendencia de temporada que una convicción de fondo. Quizá sea un debate que se me escapa pero no creo que lo que hacen actualmente Nicky Minaj o Miley Cirus suponga ninguna reivindicación o aporte al respecto pese a que intenten justificar sus "personajes" y modus operandi en el marco de una liberación femenina plagada de clichés. De hecho pienso que representan todo lo contrario: no hay nada más artificial ni prefabricado que una diva de pop-chicle. Ni más peligroso, ya que nos ponemos.

12 mar. 2015

Próximamente en sus pantallas: Daredevil (Netflix, 2015)


Personalmente no comparto ese odio visceral y generalizado hacia la película de Daredevil del 2003. Matizo un poco estas palabras: la película es mediocre y no es mi intención defenderla pero tiene algún punto de interés que me resultó interesante. Creo que es una de las películas iniciáticas que mejor ha contado el origen del superhéroe y en ese aspecto me pareció brillante. Despacha esa parte de forma muy concisa, incluso elegante, sin perder demasiado metraje en ello y siendo bastante fiel al material de base. Además, sale muy bien parada en la forma en la que muestra los peculiares poderes sensoriales del superhéroe, algo que era complicado. Eso, y Foggy Nelson, a partir de ahí el resto es un desastre absoluto. No se si me indignó más la Elektra de chichinabo con sus lentillas imposibles o esos Bullseye y Kingpin completamente fuera de lugar y personaje. Con Ben Affleck tengo mis más y mis menos: es el peor Matt Murdock que nos podíamos haber imaginado pero creo que la culpa, más que de su interpretación (que mira que es justita, estamos en la época del Affleck de Gigli) es de un guión que no logró plasmar al personaje que teníamos en mente. Y de un traje espantoso y ridículo, aunque esto es muy difícil de solventar porque este personaje trae de serie uno de los trajes que menos me gustan de todo el Universo Marvel. En cualquier caso mi opinión de esta película mejoró un poco (sólo un poco) con la versión del director que es cierto que recrudece el tono y aporta mejoras sustanciales al resultado final, pero que sigue sin hacer justicia al personaje.

Quizá lo peor de todo es que su desastrosa recepción crítica (a lo que añadimos, para rematar, el vergonzoso spin-off de Elektra) apartó al personaje de la primera plana en un momento que el Universo Marvel estaba empezando a adquirir consistencia en sus adaptaciones a la gran pantalla. Tan tocada quedó su reputación que incluso la Fox prefirió perder los derechos sobre el personaje antes que financiar un reboot a manos de Joe Carnahan que no podía pintar mejor. Afortunadamente hoy toca hablar del fin de la travesía por el desierto del Hombre sin Miedo porque estamos a menos de un mes del estreno de la serie de Netflix que parece que va a devolverle al lugar que se merece. Hace poco pudimos disfrutar de un primer trailer que nos ponía los dientes muy largos pero que omitía conscientemente al otro gran protagonista de la función. Atentos ahora a este segundo avance centrado en el impresionante Kingpin de Vincent D'Onofrio:


Estoy contando los días. No sólo me parece que, ahora sí, el tono es el adecuado sino que me ha encantado el juego de paralelismos que se establece entre Wilson Fisk/Kingpin y Matt Murdock/Daredevil. Además, Hell's Kitchen se nos muestra como el agujero que es: una barriada sucia, oscura y violenta. La verdad es que me he tenido que frotar los ojos un par de veces porque cada vez que veo este último trailer descubro más cosas que me gustan (Karen Page, la placa de Nelson and Murdock Attorneys at law, Stick, ¿La Mano?...). El HYPE-O-METRO ®, en consonancia, ha sido generoso, pero esta vez concede 4 estrellas de 5 por un par de cosas: no olvidemos que Drew Goddard salió tarifando de la serie (¿las consabidas diferencias creativas?) y creo que vamos a tener una pequeña decepción con el traje rojo. En este mundo de filtraciones a destajo es raro que no tengamos ni tan siquiera indicios de su existencia. Es un detalle menor pero también pienso que fue uno de los factores que contribuyeron a hundir la película de 2003. En cualquier caso, estoy deseando ver cómo lo resuelven.

8 mar. 2015

Chasing Yesterday (Noel Gallagher's High Flying Birds, 2015)


Es difícil hablar de un nuevo disco de Noel Gallagher sin hacer un repaso previo a una lista de lugares comunes que pienso que aburren un poco a estas alturas. Por una parte está la alargada sombra de Oasis y las trifulcas con el hermano, un tema muy cansino pero que no falta nunca. No creo que la atención que genera en los medios en lo relativo a ese particular sea culpa del Sr. Gallagher, pero tampoco veo que haga nada para no retroalimentar lo que no deja de ser una especie de “actualización de estado” del aparente stand-by en el que se encuentra el grupo. Mal empezamos si su valía como artista siempre se juzga con este rasero, casi parece que la noticia que se persigue es que confirme la fecha exacta del regreso del grupo y poco importan los nuevos proyectos que tenga entre manos. Pero es que cuando se ha pasado por este peaje obligatorio (yo mismo empiezo la reseña así…) y pasamos a lo promocional lo que queda es mucho peor: dosis insanas de su ego descomunal prometiendo el oro y el moro, desbordando cualquier tipo de expectativa.

4 mar. 2015

Próximamente en sus pantallas: Vengadores: Era de Ultrón (2015)

Los avances que hemos visto hasta la fecha de Vengadores: Era de Ultrón hacen practicamente imposible racionalizar cualquier tipo de expectativa. Lo que se nos muestra es tan espectacular y grandilocuente como merece la ocasión, algo que definitivamente son palabras mayores. Es uno de esos casos en los que todo parece funcionar a la perfección, no hay ningún elemento concreto que nos quite la idea de que esta película no sólo va a ser un éxito absoluto sino que su calidad va a superar a su predecesora. De hecho el propio Joss Whedon ha ironizado sobre el único factor que podría preocuparnos: el excesivo número de personajes con los que va a contar la historia. La mayoría de películas de superhéroes son incapaces de superar este aspecto y la acumulación de personajes, algo que ocurre inevitablemente conforme avanza una saga, suele tener consecuencias catastróficas. Pero no parece que vayamos a tener ese problema porque si observamos lo que nos muestran los trailers cada vengador va a tener su momento de gloria. Por no hablar de las trifulcas internas ni de que Ultron promete ser un villano para el que no va a venir mal cuanta más ayuda mejor. Como la del invitado que aparece, por primera vez y de forma oficial, en el flamante tercer trailer. Sabemos que ya lo habréis visto pero nos gusta guardar un poco la magia. Atentos al plano final:


Por nuestra parte estamos con los pelos como escarpias... Es posible, por poner una pequeña pega, que se nos hayan mostrado más cosas de la cuenta que es el error típico en los avances de este tipo de megaproducciones. Si juntamos todo lo que hemos visto hasta la fecha podemos establecer perfectamente el inicio, nudo y desenlace de la trama y seguramente se hayan destripado un par de sorpresas por el camino. Pero pensamos también que si hay una película que guarda ases en la manga es esta porque no se puede llegar a su estreno virgen de algo como una armadura Hulkbuster. De todas formas nos ha gustado mucho la progresión que han seguido los trailers: si el primero era terrorífico, centrado en presentar al villano, y el segundo hacía hincapie en los conflictos internos del grupo, este último seguramente sea el que mejor represente el espíritu y tono de la película. Estamos deseando que llegue el estreno y avances como éste hacen estallar nuestro HYPE-O-METRO ® por los aires:

2 mar. 2015

Universos Expandidos. Hoy: "El Ministerio del Tiempo"

[En Mundo Alocado nos gusta rodearnos de gente competente. Y estrenar secciones de calidad, cuantas más mejor. Así que hoy estamos de enhorabuena por partida doble y damos la bienvenida a la señorita Saricchiella VR, que de tanto en tanto se dejará caer por aquí para analizar experiencias transmedia. Os dejamos con la primera entrega.]


http://www.rtve.es/television/20150220/curso-formacion-online-funcionarios-ministerio-del-tiempo/1102182.shtml


El Ministerio del Tiempo ha sido la última sensación de RTVE, y muy merecidamente. Como se ha comentado en Mundo Alocado, la factura de la serie es impecable, el guión es sólido (aunque se les ha colado al menos una incoherencia… pero los viajes en el tiempo es lo que tienen), y en resumen, que la serie está bastante bien, las cosas como son.

Leyendo la entrada del Sr. Forfy, sin embargo, he descubierto una faceta muy interesante del proyecto: su lado transmedia. La interacción con el espectador es algo que me fascina desde hace tiempo, y estoy convencida de que si esta parte se hace bien, el espectador pasa a ser fan acérrimo (como con Lizzie Bennet Diaries o 19 Reinos, la experiencia de Juego de Tronos). Y, por supuesto, en el Ministerio del Tiempo lo saben. Vamos a ver cómo lo han explotado.