27 feb. 2015

El Ministerio del Tiempo - El tiempo es el que es (RTVE, 2015)


Es curioso, y creo que bastante significativo, lo que me está costando hacer una pequeña reseña de El Ministerio del Tiempo. Me subí al carro de la serie en el último minuto porque me enteré de su existencia el mismo día de su estreno, este pasado martes. El argumento me resultó atractivo (como todo lo que contenga viajes en el tiempo), la producción parecía bastante sólida y mi búsqueda de información estaba desbordando mis expectativas. Como podéis ver, un coctel peligroso porque me iba a ser muy difícil enfocarla sin ideas preconcebidas. Recuerdo pocos casos de construcción de hype tan directo (literal), de tanta unanimidad para encumbrar a un producto nacional antes de su estreno. Me sorprendió también encontrar una etiqueta ya asignada a la serie que se repetía en múltiples artículos y que no me podía generar más desconfianza: “Doctor Who a la española”, algo que, tanto antes como después de ver el primer capítulo, me ha parecido un error innecesario. No sólo creo que no es el espejo en el que tiene que mirarse, también significa poner un listón imaginario que no le hace ningún favor. Y no estoy hablando de que las comparaciones sean odiosas y haya que esquivarlas: El Ministerio del Tiempo me ha parecido una serie con suficiente consistencia como para sostenerse por sí sola. Con unas intenciones y unos resultados que no necesitan ser respaldados, ni justificados, por asociación a otras producciones. Recurrir de entrada a este tipo de referentes comparativos, siempre hacia producciones extranjeras (tenemos otro ejemplo reciente: La isla mínima, "el True Detective a la española") es apelar a determinados complejos que lamentablemente parecen asociados a cualquier producto nacional.

24 feb. 2015

Everything is awesome (Tegan and Sara ft. The Lonely Island - Oscars 2015)

Posiblemente forme parte de esa pose de hipster de medio pelo que me traigo a veces, pero no suelo seguir la ceremonia de los Oscars. O no estoy tan interesado como antes, más bien. No niego que sigo pendiente de los resultados al día siguiente de la entrega de premios (he estado realmente enganchado en el pasado) pero creo que perdí el hilo definitivamente el año que no nominaron a Alfonso Cuarón como mejor director por Hijos de los Hombres. Injusticias hay siempre y cada cual tiene sus preferencias pero este año he vuelto a tener esa sensación con la Lego Película, no me podía explicar como la película de animación (o "la película", a secas) más maravillosa en décadas no obtenía una candidatura en su categoría. Vale que las competidoras eran potentes y de hecho Big Hero 6, la ganadora, me gustó bastante. Pero también pienso que la Lego Película juega en otra liga distinta y que no haya sido reconocida por la Academia es uno de esos errores que pasan a la historia. Hubo cierto revuelo en las redes sociales con este tema pero lo mejor de todo fue la reacción al respecto de Phil Lord y Chris Miller, los padres de la criatura. Una lección de buen humor y socarronería:


Pues bien, lo metarreferencial, tan del gusto de Lord y Miller y que tan buenos resultados dió en la propia Lego Película, no iba a quedarse ahí. Resulta que Everything is awesome estaba nominada a mejor canción, una categoría en la que lo tenía directamente imposible. Una nominación que me pareció un tanto inexplicable porque el propio tema es intencionadamente molesto, pegadizo a la par que irritante, diseñado a la perfección para narrar una parte muy concreta de la película pero (y que me perdonen mis gemelas canadienses favoritas) con muy poca valía como canción por sí misma. Otros temas que ni tan siquiera consiguieron nominación, como Yellow Flicker Beat de Lorde para Los Juegos del Hambre: Sinsajo o Immortals de Fall Out Boy para Big Hero 6, ambos muy ilustrativos del tono de sus respectivas películas, me parecian mucho mejores. Pero la Lego Película no había dicho su última palabra... efectivamente no se llevó la estatuilla (oficial) a casa pero hizo una actuación que secuestró la gala gracias a uno de los troleos más divertidos que recuerdo desde tiempos de Trey Parker y Matt Stone. Allí estaban Tegan y Sara, The Lonely Island, Will Arnet con su Batman ("darkness!/ no parents!"), Questlove, Mark Mothersbaugh (la actuación fue totalmente Devo, sí), una explosión de piezas de colores, coreografías con personajes de la película y... los Lego Oscars, que fueron entregados a varios nominados-que-no-premiados de la noche como Emma Stone, Bradley Cooper, Meryl Streep, Felicity Jones o personalidades como Oprah Winfrey, Clint Eastwood, Steve Carell...

El año pasado se hizo viral un selfie superchorra que podríamos decir incluso que lanzó a la estratosfera esa tendencia tan cansina. Este año hay toneladas de mercadotecnia y planificación tras este movimiento pero se puede decir que han conseguido su objetivo porque es de lo que más se ha hablado al día siguiente. Es la magia de la Lego Película, como perder en los Oscars pero ganar la noche. Everything  is awesome:



21 feb. 2015

Pseudociencia. Mentiras, fraudes y otros timos (Darryl Cunningham. Editorial Léeme libros. 2014)


Llegué a Pseudociencia. Mentiras, fraudes y otros timos, y por extensión al trabajo de Darryl Cunningham, tras interesarme por todo el tema de los movimientos antivacunas (hablé un poco de esta cuestión en el post dedicado a Órbita Laika). Hay tanto ruido en torno a ese tema concreto y tal disparidad de opiniones que quise documentarme un poco para establecer mi propio juicio de valor. O para reforzarlo, más bien. No deja de sorprenderme que debates de este tipo terminen confluyendo en tertulias de medio pelo que otorgan el mismo peso a voces que no deberían igualarse: no puede concederse el mismo crédito a un profesional en la materia que sea que a determinados personajes mediáticos (pienso en la siempre detestable Mariló Montero, por poner un ejemplo reciente). En el momento que un medio de comunicación otorga la misma ventana de atención a un experto que a un vendedor de humo desaparece el debate para dar paso al circo, algo que gusta mucho en nuestro país porque cualquier cosa que pueda ser objeto de polémica, vende. El problema es que una cosa es banalizar con personajes del corazón y otra bien distinta hacerlo con la salud pública.

20 feb. 2015

Go Out (Blur, 2015)

De golpe y porrazo (en este preciso momento, de hecho, a las 14:52 de este viernes) el Sr. Forfy se acaba de enterar de que los señores de Blur anuncian nuevo disco. The Magic Whip, para el próximo 27 de abril que queda a la vuelta de la esquina. La verdad es que un nuevo trabajo del grupo no era algo con lo que contáramos por estos lares: Think Tank tenía cierto halo crepuscular que parecía apuntalar el FIN, por no hablar de los proyectos paralelos de Graham Coxon y del siempre hiperactivo Damon Albarn que, Gorillaz y obsesiones con los primates aparte, nos dejó un disco en solitario bien majo el año pasado

Vamos a aprovechar ahora el primer single del nuevo álbum, Go Out, para retomar las actualizaciones en Mundo Alocado que lleva un mes de febrero un tanto parado. Aquí está el peculiar (por decir algo suave) videoclip que se han marcado para la ocasión:


El tema, la verdad, ni fú ni fa. Quizá tengamos que darle unas cuantas escuchas para encontrarle el punto pero está lejos de la contundencia de los Blur que nos gustan en esta casa. Sabemos que esperar a los Blur de Blur es estar estancados en el pasado (actividad que nos encanta) pero nos choca un poco que una banda tan emblemática presente un single tan flojo para abanderar su regreso, esperábamos algo más espectacular y que les hubiera hecho justicia. La langidez de este single  no nos haría esperar gran cosa de ningún otro grupo pero a estos chicos les concedemos cierto grado de hype que veremos en que queda. Por cierto, a ese videoclip low-cost no le terminamos de encontrar la gracia (¡que estos tipos hicieron Coffee and TV!) pero tenéis la receta del helado en los comentarios de Youtube.

3 feb. 2015

Próximamente en sus pantallas: Turbo Kid (2015)

Nos gustan los trailers de forma desmesurada. Nos gustan tanto que en algunas ocasiones ni tan siquiera vemos la película de marras después para no enturbiar la buena sensación que nos han dejado. Quizá los últimos ejemplos al respecto sean La desolación de Smaug y La batalla de los Cinco Ejércitos, preferimos quedarnos con esos avances antes que dedicar 6 horas de nuestro valioso tiempo a unas películas que no nos llaman mucho la atención. Aparte, nos gusta calibrar las expectativas, dejarnos absorber por el hype desmesurado o llevarnos las manos en la cabeza en aquellos casos en los que ni toda la mercadotecnia del mundo puede ocultar el desastre que se avecina. Con estas credenciales comprenderán nuestros estimados lectores que tarde o temprano tuviéramos que dedicar al tema de los trailers una sección ex profeso, y allá que vamos. Para la primera entrega hemos dudado muchísimo: como el tema este de la Super Bowl ha sido hace nada teníamos mucho donde elegir (aquí está recopilado todo, una barbaridad). Pero resulta que el trailer que más nos ha gustado de un tiempo a esta parte apareció en el último festival de Sundance: Turbo Kid, un delirio post-apocalíptico y desmadradamente ochentero que nos ha hecho rugir de furia. Echadle un vistazo al video y ahora os presentamos un invento que nos hemos agenciado en la casa.


A colación de la maravilla que acabáis de ver y puesto que inauguramos sección, os presentamos también el HYPE-O-METRO ®, un cacharro que procesa todo tipo de teasers y trailers y que, en base a esas sensaciones que nos dejan, nos ofrece una puntuación altamente fiable sobre el nivel de hype que profesan. En el caso de Turbo Kid, poco menos que un compendio alocado de determinadas obsesiones que manejamos en esta casa, la conclusión es clara. El tono post-apocalíptico a lo Mad Max, los chavales en BMX, su toquecillo gore, su sabor genuinamente retro y ese musicón que no podemos parar de escuchar, le conceden lo máximos honores en cuando a expectativas se refiere. HYPE en vena: