29 nov. 2014

#FeministHackerBarbie

No se puede decir que este año que va tocando a su fin haya sido muy bueno para Barbie. La hemos visto protagonizando todos los titulares equivocados en una especie de bucle retroalimentado: las páginas de tendencias nos hacían notar su alarmante pérdida de popularidad por el viejo tema de representar unos valores (morales, estéticos) que cada vez están más disociados a los tiempos que corren y, en consonancia, las páginas de economía hacían notar que esa falta de popularidad estaba haciendo mucha mella en la cuentas de Mattel. Para colmo de males iniciativas como Lammily, muñeca-protesta con medidas y ropero clase media (y con una exagerada colección de imperfecciones cutáneas de todo tipo en su búsqueda del realismo más allá del realismo) son aplaudidas a rabiar y se consideran una victoria sobre todo lo que representa quien fuera el buque insignia de Mattel. Todo esto ya fue analizado con detalle en 1994 en el episodio Lisa vs. Malibu Stacy de Los Simpson con la diferencia de que 20 años después iniciativas de muñecas-protesta como Lisa Lionheart/Lammily plantan cara sin problemas a todo un imperio empresarial. Y tienen todas las de ganar. David contra Goliath en la era del crowdfunding y lo viral.


26 nov. 2014

Dragon Fall Ultimate Edition (Álvaro López y Nacho Fernández, 2014 [1994 edición original])


Uno cree estar muy pendiente de todas las novedades editoriales cuando, de repente, ¡sorpresa!: Dolmen está reeditando Dragon Fall. Y esta vez, en condiciones, en un formato más que adecuado que toma como base las Ultimate Edition con las que se editó la propia Dragon Ball hace unos años. La verdad es que me he quedado bloqueado al leer la contraportada del tomo y ver que han pasado la friolera de 20 años desde su publicación original. Dragon Fall es un cómic con el que tengo un inevitable vínculo nostálgico y que está unido a una época en la que la expansión del manga en España parecía no conocer límite. Era la época de Akira, de la sobredosis de anime en televisión (recuerdo con picardía los desnudos matinales de Ranma 1/2 en Antena 3 y el desfile de lencería vespertino en cualquier capítulo de City Hunter/Cazador en Telecinco), del auge de las asociaciones de manga, de Game 40 y su selección musical que hacía posible que un chaval de 12 años como yo llenara casettes con música japonesa. Y, por encima de todo lo demás, era la época del reinado de Dragon Ball, de su pico de popularidad en este país. Todo un fenómeno cultural en la España de los primeros años '90 y poco menos que una revolución en Cataluña, donde había llegado mucho antes que al resto de la Península.

24 nov. 2014

Truth doesn't make a noise (The White Stripes - Under Blackpool Lights, 2004)

Tuve mis más y mis menos con White Stripes, tardé bastante en cogerles el punto podríamos decir. Exceptuando temazos incontestables como Seven Nation Army me parecían un grupo francamente sobrevalorado, aburrido incluso. Entonces llegó a mis manos el grandioso Get Behind Me Satan (2005) y me convertí por completo. Es raro que ese disco salga de mi reproductor o que no forme parte de cualquier selección improvisada de favoritos. Lo mejor de todo es que me hizo reconsiderar al grupo y descubrir que Jack y Meg se dejaban la piel en el escenario. Under Blackpool Lights, el concierto en directo que sacaron en 2004, me sigue pareciendo uno de sus mejores trabajos, una grabación imprescindible que inyectaba energía en canciones que no me habían llamado la atención hasta entonces, como es el caso de Truth doesn't make a noise, tema que en su versión de estudio me parece de lo más soso pero que aquí resultaba así de electrizante:


Al respecto de la canción, una de las cosas que nunca me llamó la atención del grupo era toda esa rumorología sobre si eran hermanos, no hermanos, amantes, matrimonio, etc, parafernalia que ya salió a la luz en su momento y que me sigue importando más bien poco. Truth doesn't make a noise, parece claro que habla de la particular personalidad de Meg White, toda una declaración de intenciones por parte de Jack White sobre la relación que tenían tanto ellos dos como con los medios de comunicación, y una canción preciosa en cualquier caso.

La única pega de Under Blackpool Lights es que como salió un año antes que mi disco favorito de White Stripes no contiene una versión en directo de Blue Orchid, Instinct Blues o The Denial Twist (que sería mi particular TOP 3 del duo), pero no está de más recordar que ese concierto tiene una cover de Jolene absolutamente desgarrada y magnética.

22 nov. 2014

Marvel: 75 years From Pulp to Pop! (ABC, 2014)

http://abc.go.com/shows/movies-and-specials/listings/marvel-75-years-from-pulp-to-pop

Este año se celebra el 75 aniversario de la Casa de las Ideas y la verdad es que se encuentra en un estado de salud envidiable. En el terreno editorial la calidad media de los últimos años es más que aceptable, con bastantes títulos muy destacables y un puñado de obras sorprendentes (Daredevil, She Hulk, Ojo de Halcón…), algo de lo que no puede presumir ahora mismo la Distinguida Competencia. Y en la división de películas la historia es conocida por todos: han logrado construir un entramado sólido que tiene el favor de crítica, público generalista y fandom de forma muy merecida, algo que se han ganado a pulso y de lo que tampoco puede presumir ahora mismo la Distinguida Competencia (y no quiero hacer sangre especialmente, de hecho es algo que me da bastante pena). Personalmente estoy disfrutando mi condición de Marvel Zombie más que nunca pero creo que nos esperan años muy inciertos puesto que el tremendo éxito de la división de películas está impactando cada vez más en el entramado editorial, y no de forma positiva. Documentales como este Marvel: 75 years From Pulp to Pop! de la cadena ABC no hacen sino demostrar el estado en el que se encuentra la compañía actualmente así como cuáles parecen ser sus intereses más inmediatos de cara al futuro.

20 nov. 2014

a$$quake


Año 2014. La cultura popular vive sumida en una obsesión enfermiza por los culos. Más concretamente por la exposición y explotación del trasero femenino en todas sus variantes posibles (e imposibles). Diva del pop: no eres nada ni nadie en este mismo momento si no twerkeas convenientemente, que es algo así como calentar al personal meneando el bullate. El culo es la nueva teta, que dicen los entendidos y su exposición/explotación ha de ser absoluta y masiva para garantizar la colonización efectiva y sin concesiones del imaginario popular. Famosa de tres al cuarto: no eres nada ni nadie en este mismo momento sin un belfie en condiciones, etc. Así y poco a poco se van conquistando posiciones y llegamos a auténticos agujeros negros que absorben universos de tendencias enteros, como todo lo relativo a Anaconda de Nicky Minaj, un disco con, directamente, un culo de portada y con un single cuyo videoclip eleva todo esto de lo que os hablo al paroxismo y a la histeria absolutas. Nótese además su nada sutil mensaje: el video muestra una especie de demencial entrenamiento/demostración de movimientos de pandero cuyo objeto, según observamos, no es otro que hacer un twerking como está mandado al macho de turno. Sumisión disfrazada de caramelito pop de consumo masivo.

17 nov. 2014

In The Heat Of The Moment (Noel Gallagher's High Flying Birds, 2014)


Aquí está el primer single de Chasing Yesterday el nuevo disco del Sr. Noel Gallagher y sus High Flying Birds (los músicos esos que le acompañan y tal). Una manera estupenda de comenzar a montar los mimbres de este (¡nuevo!, ¡espectacular!) Mundo Alocado que se está gestando, de hecho, in the heat of the moment

El debut en solitario de Noel Gallagher me dejó sensaciones encontradas: un par de temazos incontestables (The Death of you and me, If I had a gun), un puñado de canciones solventes (Everybody’s on the run, AKA... Broken arrow) y ese familiar rastreo de caras B buscando sorpresas entre los saldos (The good rebel), no me parecieron suficientes para un debut que llevaba esperando media vida. No me ayudó mucho comprobar que la papelera de reciclaje de Oasis seguía funcionando a pleno rendimiento y que descartes y demos añejas se colaban tanto en el disco como en concierto. En concreto, me resultó bastante desalentador verle en directo defender el disco a medio gas mientras fusilaba sin piedad el setlist del grupo que tenía con su hermanito. Eso fue lo peor, echar de menos a Liam por una parte, y esperar que el disco fuera una gigantesca reunión de Noel con lo más granado de sus amigotes (Paul Weller, Richard Ashcroft...), por la otra. Obviamente el problema fue mío y de las siempre traicioneras expectativas. Ahora espero ese Chasing Yesterday (principios 2015) con los pies más en el suelo y, de momento, este single se deja escuchar muy bien. No me ha resultado tan impactante como lo fuera The Death of you and me pero es reconfortante identificar ese estilo marca de la casa: canción pegadiza, que mejora con las escuchas y que deja sensación de que no le ha costado mucho esfuerzo al Sr. Gallagher. Siempre es bueno tenerle de vuelta. Ni que sea para que siga insultando a los One Direction.



BONUSTRACK: No se a que se refiere Noel cuando dice que entre las influencias del disco está el "space jazz" (lo he leído en Spin). No creo que a esto, que sería bien gracioso. Me suena más a David Bowie, y Bowie es bien, así que lo compro. Lo que me ha llamado la atención al respecto es que (según Noel y las circunstancias más o menos etílicas del momento) este single está inspirado por un documental en el que un astronauta describe la sensación que tuvo al ir por primera vez al espacio como "tocar la cara de Dios". Buscando ese documental estoy. En cualquier caso y como dice él mismo:  
“If that’s not an opening line for a song I don’t know what is”