17 dic. 2014

Teenage Mutant Ninja Turtles (Jonathan Liebesman, 2014)

 

Desde que se supo que Michael Bay iba a tomar las riendas de la producción del nuevo reboot de las Tortugas Ninja en imagen real, las alarmas dentro del aguerrido y fiel fandom de la franquicia (que, recordemos, este año celebra su 30 aniversario) saltaron por los aires. Es posible que un tal Jonathan Liebesman figure como director en los créditos pero no nos llevemos a engaño: la película debe su razón de ser al particular libro de estilo del Sr. Bay. Esto quiere decir que sus únicas señas de identidad son presentar un envoltorio lo más ruidoso y espectacular posible que encubre un contenido bastante intrascendente y (esto es lo peor) de una forma mucho más descafeinada que si se hubiera sentado el propio Bay en la silla del director. Los propios trailers y promos no nos mostraban otra cosa que un subproducto prefabricado siguiendo dichos estándares y acompañado de una milimétrica maquinaría de promoción-polémica funcionando a todo gas. No en vano todas las noticias relativas a la producción de la película parecían diseñadas para acaparar titulares, desde los rumores del origen extraterrestre de las tortugas hasta esos diseños tan particulares con los que no he terminado de conectar en ningún momento. Si se hace un poco de memoria todo esto suena familiar porque es exactamente lo mismo que pasó con la primera película de la saga Transformers aunque en ese caso el resultado final fuera bastante más notable que la película que nos ocupa.


En mi caso particular, una conveniente rebaja en las expectativas me ha hecho encontrar algunos puntos de interés en la propuesta y, de hecho, no me ha parecido una película tan despreciable como la considera la opinión generalizada. Soy un fan absolutamente incondicional de la franquicia, a la que le reconozco su capacidad de “mutar” para sobrevivir al paso del tiempo, por lo que quizá la clave esté en que mi enfoque ha sido respetuoso tanto con lo que quisieran contarme como con esa puesta en escena que no me entraba por los ojos precisamente. Aun con todo, el aspecto que encuentro más criticable es el propio relato de los orígenes de las tortugas, no tanto porque cambie aspectos clásicos de la franquicia sino porque se olvida completamente de un elemento de importancia vital para cualquier relato iniciático: las motivaciones. Es realmente frustrante comprobar como la vocación de vigilantes de los protagonistas, su condición de ninjas de hecho, es completamente caprichosa y sin una mínima justificación concreta, aspecto que también afecta a la clásica rivalidad entre Shredder y Splinter que, directamente, ni tiene explicación ni se molesta en buscarla. Este aspecto es importante para entender las intenciones de la película no sólo porque sea, con diferencia, la peor vez que se ha contado este origen (en cualquier medio) sino porque define para mal todo el conjunto al hacer que la historia carezca de sentido. El mensaje es claro: no hay que preocuparse en absoluto por la coherencia interna o la emotividad de lo que se está contando, lo importante es pasar de puntillas por cualquier elemento que no sea encadenar escenas de acción una detrás de otra.


Si se es capaz de pasar por alto esto hay algún que otro brochazo de interés desperdigado a lo largo del metraje. Hay que reconocerle a la cinta que su factura es muy espectacular y que los diseños de las tortugas refuerzan la personalidad de cada una de ellas de modo que suplen de alguna manera las carencias del guion al respecto. En mi caso he construido sus personalidades más por la imagen que tengo en la cabeza de sus anteriores iteraciones que por lo estrictamente relativo a lo que me cuenta esta película pero la esencia de cada una de ellas, aún pese a esa insistencia en estereotiparlas como pandilleros del ghetto, está presente. El que sale más reforzado del conjunto es Michaelangelo, quien además representa lo que más me ha gustado de la cinta que no es otra cosa que cierto toque posmoderno y referencialista que llena de guiños a la cultura pop el metraje. Cuando la propia narración de los orígenes hace más hincapié en esa “educación cultural” de las tortugas que en su condición de justicieros, el resultado es que el mayor acierto de la película es su capacidad para establecer una conexión metarreferencial con un espectador que, si baja un poco la guardia, reirá las gracietas (el momento “So happy together”, canción de The Turtles [ejem] es de aplauso). El resto no ofrece mucho dónde rascar. Ni Megan Fox está tan horrible como podría suponerse ni el ritmo de la película o su acción son estrictamente malos, pero ni todos los momentos a cámara lenta del mundo o los miles de travellings alocados del consabido manual de estilo Bay pueden dotar de un poquito de alma al fallido conjunto.

Tampoco creo que haya que rasgarse las vestiduras porque si alguien quiere una dosis de Tortugas Ninja de calidad tan sólo tiene que seguir la excelente serie de animación de Nickelodeon que ofrece un resultado mucho más interesante que intentonas holgazanas como este desangelado reboot que, no obstante (y pienso que para bien) ha vuelto a poner a la franquicia en primera línea gracias a su exitosa recepción.

5 comentarios :

Mycroft dijo...

Cuenta la leyenda que dolor y dinero es una buena película, pero aún no me he decidido a olvidar que es de Bay y me he tirado al ruedo.

Sr. Forfy dijo...

Yo no soy tan contrario al estilo Bay y soy bastante fan de La Roca, Armaggedon, incluso la primera de Transformers. De ahí a que este "estilo" se use como molde para reboots chusqueros como este de las Tortugas...

Dolor y dinero tiene muy buena pinta. Se han pasado la historia real por el forro de los... pero sale The Rock, y eso rara vez es mal.

Como la tengo pendiente, la veo y la reseño :P (Mundo Alocado Servicio Social)

Estrella dijo...

La anterior fue un rollazo y tenía esperanzas con esta. Todavía tengo ganas de verla, aunque me desanima bastante esto que dices porque una peli sin coherencia me cabrea mucho.

Estrella dijo...

La anterior fue un rollazo y tenía esperanzas con esta. Todavía tengo ganas de verla, aunque me desanima bastante esto que dices porque una peli sin coherencia me cabrea mucho.

Sr. Forfy dijo...

¿A cual te refieres con la anterior? ¿A la de 2007 que era por ordenador?

Definitivamente no te recomiendo esta. Ponte la serie de animación nueva, casi diría que es la mejor versión de las Tortugas Ninja existente.